Tampones de foam para pintar

tampones_elfredolic

Hace unos meses, hicimos unos tampones para pintar de forma muy sencilla y económica y hoy os lo explicamos.

CA | ES

MATERIAL

  • Tapones de plástico
  • Foam
  • Algun tipo de pegamento (nosotros hemos utilizado la pistola de cola)

INSTRUCCIONES

Recortamos el foam con las formas que queramos (o sepamos dibujar) – en nuestro caso formas geométricas (lo admito, no sé dibujar otra cosa…) Seguidamente lo encolamos. Espero que nos hagáis un lío con tanto paso! jeje

¿CÓMO JUGAMOS?

Ponemos un poco de pintura, y cuando digo un poco, quiero decir poquísima, en un plato o recipiente. La escampamos para que quede una fina capa, y ya lo podemos utilizar como cualquier otro tampón.

De camiseta a pantalón

de camiseta a pantalones

CA | ES

Aprovechando las siestas de los niños, he cosido estos pantalones. Son bastante simples de hacer! En realidad, fue más complicado encontrar un patrón que me gustara que no coserlos! jeje

El patrón lo saqué de esta web. Está en francés, pero es tan simple que no hace falta ni entendre lo que pone!

La ropa la saqué de una camiseta vieja de papa. Me pareció una buena manera de reutilizar la ropa vieja que ya no nos ponemos y, así, no destrozar tela buena, comprada en una tienda! IMG_2701

La estrella la añadí yo, utilizandi una técnica que descubrí gràcias a la Pantigana. Es muy senzilla de hacer, y el resultado es espectacular!

Pues nada, espero que os gusten y que os animéis a coser unos vosotr@s!

Plantar judías

plantar judias

CA | ES

Queríamos recordar que el pasado miércoles fue el día del trabajador, y no el de la persona ocupada. Es un dia de reconocimiento a todas las personas que crean, generan, comparten. En definitiva, de reconocimiento a todas aquellas personas que mueven nuestro entorno: pensionistas, amos de casa, gente en paro, trabajadoras, precarios, autónomos,… Por contra, tiene que ser un día para denunciar a todos aquellos que se aprovechan de esta fuerza y empuje, para denunciar aquellos que explotan y menosprecian a las personas.

Hecho el apunte pasamos a explicaros que hicimos la mañana del miércoles. Aprovechando que el solecito había vuelto, nos acercamos a ver a los abuelos. El pequeñín le encanta ayudar al abuelo en el huerto. Si fuera por él regaría todas la plantas siete veces al día (vaya que sólo habría nenúfares en casa). Tuvimos la suerte que ese día el abuelo iba a plantar judías y el fredolic pequeño estuvo la mar de atento para aprenderse la lección.

Aquí os dejamos los apuntes que tomó…

LAS JUDÍAS.

Las judías son una planta de la familias de las leguminosas. Este tipo de plantas tiene la curiosa habilidad de fijar el nitrógeno que surca los aires, de forma que se genera su propio alimento y dejan todo lo que les sobra en el suelo. De esta manera, si en el futuro plantamos otras plantas van a encontrar su plato de nitrógeno servido.

Esta propiedad hace casi imprescindible la rotación en vuestro huerto de este tipo de plantas. Habas, judías, guisantes, garbanzos o cacahuetes son algunas de las plantas que nunca pueden faltar en nuestro bancal. Cada temporada en un espacio distinto, así vamos reponiendo las reservas de nitrógeno del suelo.

SIEMBRA.

Una vez trabajo el espacio donde deseamos plantar las judías, vamos a realizar unos pequeños agujeros separados unos 20-30 cm. (un palmo, vaya). En cada uno vamos a tirar 4-5 semillas, los tapamos y echamos un poco de agua. Si lo preferís podeis echar el agua en el agujero antes de tirar las semillas. De todas maneras, habrá que regar habitualmente, vigilando no pasarnos cuando la planta empiece a florecer.

Cuando plantéis las judías hay que saber si serán de mata, de unos 40 cm máximo, o enredaderas, que pueden llegar a los 2 metros. Estas últimas habrá que fijarlas con tutores (cañas por ejemplo) para acompañar su crecimiento vertical.

Las judías se plantan en primavera, cuando se ha desaparecido el riesgo de heladas y el terreno se empieza a calentar.

COSECHA.

Vamos a empezar la cosecha con las primeras aparición de las primeras vainas. Es importante ir vaciando la planta de vainas, así favorecemos la aparición de nuevas flores y vainas y una mayor producción.

AMIGOS Y ENEMIGOS.

Las judías se entienden a las mil maravillas con el maiz, las meloneras, los apios y las calabazas. En cambio, no se puede ni ver con ajos, porros y cebollas. Y os aseguro que han probado la limar asperezas, pero no hay manera…

Segunda mano

segunda mano

CA | ES

Hoy os queríamos contar una forma diferente de consumir, las tiendas de segunda mano. A pesar de que no es un tipo de comercio totalmente desmarcado del sistema tradicional de consumo, donde usamos algún tipo de moneda para conseguir aquello nos llevaremos para casa, si que rompemos con la rueda viciosa de producción desenfrenada y consumo de nuevos productos, que ni tan siquiera necesitamos.

Esta semana hemos visitado una tienda de segunda mano, aprovechando que andábamos por Girona. Este tipo de tiendas es una fuente inagotable de sorpresas. Encontraréis de todo. Nosotros acostumbramos entrar en ellas siempre que se da la ocasión, porqué  con poco dinero podemos salir bien cargados. Los juegos de mesa, libros y cuentos, películas, suelen estar muy bien de precio. Ayer mismo, por cuatro euros nos llevamos tres libros y una película de Pingu. Para poner la guinda al pastel, uno de los libros contiene el cuento de Blauet, que se lo contaba a mamá cuando iba al colegio.

IMG_1902

Pero lo más  bonito, no consiste en encontrar chollos, sino en reutilizar. Hay poca mucha gente que considera las tiendas de segunda mano como un sitio para gente pobre, que no se pueden permitir objetos nuevos. Para nosotros, es una forma de darle vida a aquellas cosas que para otro ya han quedado obsoletas. No hay nada más mágico que pensar que lo que has conseguido, alguna vez hizo feliz a otra persona y que, con un poco de suerte, hará feliz a alguien más en el futuro.

El inconveniente que tiene la compra de segunda mano es que no se puede esperar encontrar justamente aquello que buscamos. Hace falta ser bastante flexible. No vamos a encontrar 20 marcas de un mismo producto, ni una pieza de ropa en todas las tallas y colores, tendremos que adaptarnos a lo que encontremos, siempre diferente y sorprendente.

La parte más oscura del circuito de segunda mano, es que algunas de estas tiendas aprovechan las necesidades de la familias más ahogadas por la crisis para ofrecer precios muy por debajo de lo que ellos conseguirán, maximizando los beneficios a costa de quienes necesitan el dinero, con lo que esta práctica pierde parte de su encanto.

A pesar de ello, os recomendamos participar de esta forma de consumo, también en las redes de intercambio, donde ni tan siquiera interviene una moneda, la gente intercambia productos que ya no usa por otros que necesita. Así le damos una vida más larga a todo aquello que tenemos arrinconado en casa y evitamos, de paso, la escalada productivista que alimenta el sistema capitalista.