Plantar judías

plantar judias

CA | ES

Queríamos recordar que el pasado miércoles fue el día del trabajador, y no el de la persona ocupada. Es un dia de reconocimiento a todas las personas que crean, generan, comparten. En definitiva, de reconocimiento a todas aquellas personas que mueven nuestro entorno: pensionistas, amos de casa, gente en paro, trabajadoras, precarios, autónomos,… Por contra, tiene que ser un día para denunciar a todos aquellos que se aprovechan de esta fuerza y empuje, para denunciar aquellos que explotan y menosprecian a las personas.

Hecho el apunte pasamos a explicaros que hicimos la mañana del miércoles. Aprovechando que el solecito había vuelto, nos acercamos a ver a los abuelos. El pequeñín le encanta ayudar al abuelo en el huerto. Si fuera por él regaría todas la plantas siete veces al día (vaya que sólo habría nenúfares en casa). Tuvimos la suerte que ese día el abuelo iba a plantar judías y el fredolic pequeño estuvo la mar de atento para aprenderse la lección.

Aquí os dejamos los apuntes que tomó…

LAS JUDÍAS.

Las judías son una planta de la familias de las leguminosas. Este tipo de plantas tiene la curiosa habilidad de fijar el nitrógeno que surca los aires, de forma que se genera su propio alimento y dejan todo lo que les sobra en el suelo. De esta manera, si en el futuro plantamos otras plantas van a encontrar su plato de nitrógeno servido.

Esta propiedad hace casi imprescindible la rotación en vuestro huerto de este tipo de plantas. Habas, judías, guisantes, garbanzos o cacahuetes son algunas de las plantas que nunca pueden faltar en nuestro bancal. Cada temporada en un espacio distinto, así vamos reponiendo las reservas de nitrógeno del suelo.

SIEMBRA.

Una vez trabajo el espacio donde deseamos plantar las judías, vamos a realizar unos pequeños agujeros separados unos 20-30 cm. (un palmo, vaya). En cada uno vamos a tirar 4-5 semillas, los tapamos y echamos un poco de agua. Si lo preferís podeis echar el agua en el agujero antes de tirar las semillas. De todas maneras, habrá que regar habitualmente, vigilando no pasarnos cuando la planta empiece a florecer.

Cuando plantéis las judías hay que saber si serán de mata, de unos 40 cm máximo, o enredaderas, que pueden llegar a los 2 metros. Estas últimas habrá que fijarlas con tutores (cañas por ejemplo) para acompañar su crecimiento vertical.

Las judías se plantan en primavera, cuando se ha desaparecido el riesgo de heladas y el terreno se empieza a calentar.

COSECHA.

Vamos a empezar la cosecha con las primeras aparición de las primeras vainas. Es importante ir vaciando la planta de vainas, así favorecemos la aparición de nuevas flores y vainas y una mayor producción.

AMIGOS Y ENEMIGOS.

Las judías se entienden a las mil maravillas con el maiz, las meloneras, los apios y las calabazas. En cambio, no se puede ni ver con ajos, porros y cebollas. Y os aseguro que han probado la limar asperezas, pero no hay manera…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s