Los valles del Montnegre

les valls del Montnegre

CA | ES

El Parc Natural del Montnegre i el Corredor es un espacio marginado por los vecinos de nuestra zona. La proximidad al Montseny, mucho más espectacular y publicitado, hace que la gente no se interese demasiado por unos bosques mucho más cercanos, accesibles y, seguramente, igual de bellos.
La verdad es que la vertiente litoral del Montnegre ha sido históricamente maltratada por la expansión urbanística que tanto daño ha hecho a nuestra país. La gran tirada del turismo de sol y playa a la zona del Maresme ha hecho que este lado de la sierra se haya llenado de urbanizaciones, autopistas y aberraciones varias. Así pues, si avanzamos por los valles de la vertiente interior y llegamos hasta la cima, el impacto emocional y visual nos puede dejar sin aire.
Pero bueno, hoy no toca hablar de aquellas cosas que se podrían hacer mejor, sino del encanto de esta montaña desconocida, que desde Breda nos queda a tiro de piedra.
A pesar que turísticamente, la banda norte del Montnegre ha sido olvidada, la gran cantidad de masías esparcidas por este espacio nos demuestran que había sido un lugar con una enorme actividad forestal y agrícola.
Nuestro paseo (apenas 11 kilómetros) con bici nos introdujo hacia el Montnegre por el valle de Fuirosos para devolvernos al punto de partida a través del valle de Ramió. La verdad es que fue un pequeño fiasco, el camino que escogimos para cruzar de un valle al otro tenía pendientes superiores al 20% y fue una tortura tirar de la bici con el remolque cuesta arriba por estos muros.
Como la distancia no es muy grande y las subidas se las traen, a lo mejor es preferible realizar la ruta a pie y no encima de la bici. De todas formas os recomendamos que os acerquéis a descubrir el Montnegre. Por el valle de Fuirosos y el valle de Ramió discurren por amplias pistas forestales muy fáciles de seguir y que os conducirían hasta la parte más alta de la sierra, por dónde discurre otra pista bien señalizada por la que podríamos llegar a Sant Martí de Montnegre o Hortsavinyà según el sentido que tomemos. De todos modos, se puede cruzar de un valle al otro con facilidad por cualquiera de la multitud de pistas y caminos que iremos encontrando (con un mapa, una brújula y unos pocos conocimientos de orientación es imposible perderse).
Para hacer más apetecible el tema, dejando de banda paisajes y bosques típicamente mediterráneos, prados de conreo y algunas masías como Ca l’Oller, entre los dos valles, a pie de autopista, encontraremos los humedales de les Llobateres donde podréis ver algunas aves migratorias desde casetas de observación construidas para tal fin.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s